lunes, 23 de julio de 2012

La Dama de Negro: El terror clásico vuelve al cine


Harry, ¿qué estás mirando?
Ahora que los Mockumentaries se han tomado el género del terror, cuando aparece una buena película de terror con trama, cambios de escenas y sin tanta linealidad, es algo que se reconoce y si la película es buena, pues tanto mejor.

Pues ése es precisamente uno de los puntos más fuertes de La Dama de Negro, una película de época acerca de una maldición que afecta a un pequeño pueblo de la Inglaterra de pre-guerras. El joven abogado Arthur Kipps (Daniel Radcliffe) ha sufrido una gran pérdida al nacer su hijo hace ya 4 años, pero debe seguir adelante a pesar del dolor. La firma en la que trabaja le ha pedido que viaje a un pequeño poblado inglés para hacerse cargo de la venta de una vieja mansión ubicada cerca de un pantano, lo que puede ser su último trabajo para ellos.

Oh, no. Sus ojos no son consecuencia del flash
ni de haberla pasado por Instagram
Lo que Kipps no cuenta es que el poblado está aterrorizado de los extraños debido al fantasma de una mujer despechada que ha jurado dañar a los hijos de los habitantes de la comunidad. Todo esto con el fondo de una mansión realmente embrujada, donde las cosas raras pasan desde que uno llega, y no me refiero a que sólo se limitan al movimiento de objetos, ruidos extraños y lo típico que nos muestran en éste tipo de películas.
Si bien el problema de Daniel Radcliffe es que es muy difícil sacarlo de su papel de Harry Potter, ayuda MUCHO el tratar de visionar la película como si se tratase de uno de los trabajos que Potter tuvo que hacer como Auror, después de las películas (o los libros, como prefieran).


A pesar que a veces cuesta poder enchufarse bien en la película, atrapa y da miedo, muuuuuucho miedo; es una muy buena película y le sirve a Radcliffe para tratar de sacarse el personaje de Harry Potter -el que probablemente lo persiga toda su vida- en un segyundo intento de un largo camino, después del drama bélico My Boy Jack.

1 comentario:

  1. Haaaaarrryyyyyyyyyyyyyyyy.... mirá que ojete papáaaaaaa!...

    ResponderEliminar